dia 48

Los días pasan lentamente y ni Gerard ni yo nos atrevemos a movernos demasiado.
Sigo sin saber mucho de este hombre. Escribo esto ahora que duerme...no le gusta que escriba. Dice que podrían localizarnos, pero ¿quién? Realmente hay alguien? Y en caso de haber alguien ¿no es mejor que nos localicen?
Mi hombro sigue doliendo han pasado dos semanas y sigue hinchado, reclamando frío, latiendo y escociendo bajo las vendas.

Gerard calienta latas en el horno. Es un tío grande, con aspecto de llevar mucho tiempo en el ejercito, cosa que me extraña porque, si fuera así... quiero decir que cuando llevas cierto tiempo en estos sitios te ascienden, y ya no ves un campo de batalla porque estás calentito en un maldito bunker. No sé. A lo mejor solo son suposiciones mías.
Debe tener unos 40 bien llevados, de modales toscos, risa estruendosa y cicatrices de arañazos.
Tiene una herida en la pierna o el pie que no he visto, pero cojea ligeramente.
Le pregunto por su unidad y solo encuentro evasivas. Al principio me hablaba como si todo su grupo estuviese allí, disperso por la ciudad. Pero hasta yo me doy cuenta de que la triste verdad es que estamos solos. La hipótesis de que es un desertor es la que mas me gusta, aunque también puede ser que su unidad haya muerto, o se haya perdido...
Ahora mismo los puntos que más me escaman son:
- Porque hay militares franceses en Barcelona.
-¿Es un desertor?
-¿Qué es lo que sabe y no quiere contarme?
-¿Hasta que punto puedo fiarme de lo que me cuente?
Todo enlazado con la eterna pregunta...evidentemente ¿qué ha pasado aquí?
A él le sorprende que haya sobrevivido sola.
Le conté mi historia al principio. Solo rió y dijo que era como un gato; tenia 7 vidas.
Era la reina de los gatos.

En la habitación escuchamos discos de jazz mientras él monta y desmonta el fusil, murmurando el nombre de cada pieza en francés muy lentamente.
Tenemos largas conversaciones que duran noches enteras. Hablamos de nada.
Hablamos de sueños y recuerdos; de nuestras familias, de aquel viaje a Roma, de la fiesta de graduación.
Y cada vez que pregunto por los aviones se hace el silencio. Cada referencia al signo que decora todas las paredes es un reproche.
Le digo que yo también tengo derecho a saber, pero no escucha.
En cuanto mi hombro esté mejor saldremos de la ciudad

3 supervivientes:

maslama dijo...
junio 09, 2009

[offline, tienes uno de esos premios en mi blog..]

besos,

Anónimo dijo...
junio 09, 2009

hmmm...eso si que esta raro, pero pues si me lo preguntas creo que el era un piloto, pero, nose...bueno solo resta esperar lo mejor...se fuerte.estare en contacto

-Zyn-

el Gato Negro dijo...
junio 29, 2009

Un saludo

Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

Atentamente,

El Gato Negro

Publicar un comentario

 
Creative Commons License
demanda de ayuda is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at demandadeayuda.blogspot.com.